Un Mundo de Luz

 

 

.

La Tierra, un mundo plagado de innumerables bellezas naturales. Frondosos y coloridos bosques donde habitan árboles de las formas más inverosímiles. Enormes cascadas con cientos de metros de caída libre. Monumentales formaciones rocosas resistiendo la furia del mar. Un mar capaz de horadar la roca y de hender la tierra con grandes grietas formando profundos cañones. Gigantes de piedra erigiéndose en medio de la inmensa planicie. Gélidas extensiones de hielos milenarios o desiertos infinitos, en ambos casos con temperaturas extremas, donde cualquier forma de vida es prácticamente imposible…

 

Todos ellos, paisajes de una gran belleza donde solo hace falta la luz adecuada para transformarse en paisajes de una belleza abrumadora… La cálida luz del amanecer o del atardecer, la tenue luz de las estrellas, un tímido rayo de luz colándose entre las hojas o recorriendo la inmensidad de un mar helado, esas últimas luces crepusculares… La luz, siempre la luz, una luz especial, que hace que todo cambie y se transforme a su antojo…

 

Así es nuestro mundo. Un mundo de luz y de espectaculares paisajes que logran que el ser humano tome consciencia de lo pequeño que es.

 

Agradecer a Senda Color y al III Congreso de EXODOS, y más en concreto a Pablo Freije y a Lujó Semeyes, por todo su apoyo y colaboración porque sin ellos, esta exposición no habría sido posible.

 

 

Así se preparó "Un Mundo de Luz" en el laboratorio Senda Color en Oviedo